Domingo, 15 Mayo 2016 22:22

Vitamina C 1000mg TR

El ácido ascórbico o vitamina C cómo se conoce comúnmente tiene muchas funciones en el cuerpo. Aunque algunos animales sintetizan el ácido ascórbico dentro del cuerpo, los humanos dependen de fuentes externas para cubrir sus necesidades de vitamina C. Es un potente antioxidante hidrosoluble, protegiendo los ácidos grasos poliinsaturados, proteínas y otros antioxidantes de la oxidación.

La vitamina C es un antioxidante necesario para: reparación y crecimiento de tejido; función de la glándula suprarrenal; mejora la inmunidad y la salud de las encías. Como antioxidante, la vitamina C protege contra los efectos nocivos de la contaminación, contra la infección y reduce el daño celular producido por radicales libres. Los radicales libres pueden comprometer la salud vital de las células.

Como coenzima, es un factor necesario para muchos procesos metabólicos incluyendo la curación de heridas, para el metabolismo de medicamentos y el metabolismo de la dopamina, el colesterol y el ácido fólico incluidos. A través de sus habilidades de oxidación-reducción, la vitamina C también funciona para mantener el hierro y el cobre en el estado necesario para su correcto funcionamiento.

La vitamina C es un nutriente esencial que ayuda a: la formación de colágeno; protege contra la coagulación de la sangre y los hematomas; ayuda a la salud de pelo y piel; fortalece el sistema inmunológico bajo estrés, y mantiene buena salud en general.

Publicado en Jamieson
Domingo, 15 Mayo 2016 09:16

Selenium+ACE

Los radicales libres son átomos o grupos de átomos que, en su composición, cuentan con un electrón que no está unido y que se encuentra en capacidad de unirse, por lo que son altamente reactivos e inestables. La molécula atacada (que ahora no tiene un electrón) se convierte entonces en un radical libre y de esta manera se inicia una reacción en cadena que dañará muchas células y puede ser indefinida si los antioxidantes no intervienen.

¿De donde vienen los radicales libres?
Los procesos normales del organismo producen radicales libres como el metabolismo de los alimentos, la respiración y el ejercicio. También estamos expuestos a elementos del medio ambiente que crean radicales libres como la polución industrial, tabaco, radiación, medicamentos, aditivos químicos en los alimentos procesados y pesticidas, solo para nombrar los más comunes.

En el interior de la célula, los radicales libres atacan el ADN (material genético) que provee la matriz para la replicación celular, impidiendo a la célula su reproducción.
Los radicales libres contribuyen al proceso del envejecimiento cuando toman el electrón que les hace falta de las células, pueden contribuir al crecimiento anormal de las células, al perder éstas la capacidad de “reconocer” las células vecinas. Esa proliferación sin control se produce en los tumores benignos o malignos (cáncer).

Publicado en Enzime Sabinco
Página 2 de 2